Las uniones en Puerto Rico y su caos imparable

crop_7c677297-8c76-491f-ab94-2990ee3d0c01_3

Las uniones en Puerto Rico han existido por décadas como un esfuerzo colectivo para que el gobierno atienda, responda y no abuse de sus trabajadores; elementos propiamente derivados del socialismo marxista. Elementos que en un estado capitalista lo único que hace es obstaculizar las gestiones gubernamentales y desvía la atención de las necesidades principales. Puerto Rico desde que las uniones comenzaron se ha quedado estancado en un progreso inexistente, más bien un limbo. Aunque las uniones han hecho más por el país que los gobiernos pasados, es tiempo de renegociar los convenios colectivos o que las uniones desaparezcan.

En un estado capitalista moderno las uniones de trabajadores han sido el motor económico de todo un país que salió de crisis económicas devastadoras. La razón por la cual las uniones en Puerto Rico deberían renegociar sus convenios colectivos o incluso desaparecer, es por lo abusivas y burocráticas que se han convertido algunas uniones. Además, que a través del estudio de las ciencias políticas podemos llegar a entender lo dañinos y perjudiciales que son las uniones para un país capitalista subdesarrollado.

En Puerto Rico las uniones han salvado a los empleados públicos de atropellos del gobierno garantizando a través de convenios colectivos su trabajo. Lo que está mal es que estos mismos convenios colectivos son tan burocráticos que en tiempos de emergencias como la de un Puerto Rico actual se retrasa y obstaculizan las pocas gestiones que en este momento el gobierno trata de realizar. Durante el día del 28 de septiembre de 2017, Jaramillo (presidente de la UTIER) dijo que las brigadas estadounidenses que lleguen a la isla para ayudar a levantar la infraestructura de la energía eléctrica primero tenían que reunirse con la UTIER y negociar. Esto no solo atrasa la reorganización del país, sino que obstaculiza que se resuelvan algunas prioridades del gobierno, todo porque se sienten “amenazados” que les quiten los trabajos y no puedan guisar de su sueldazo y las horas extras.

También el presidente de la unión de los tronquistas Víctor Rodríguez en una entrevista con Eliezer Ramos dijo que si el gobernador quería mover mercancía al país que fuera él y lo hiciera porque los miembros de su unión no van a hacer nada. Una clara falta de respeto, no al gobernador sino a la ciudadanía que necesita los suministros en una situación literalmente de vida o muerte. Una jugada lógica que todas las uniones del país utilizan que fue ideada por los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico para que se escuchan sus reclamos, pero estas uniones la han utilizado para beneficiarse y crear convenios colectivos para su comodidad. Aunque es una movida inteligente para que el gobierno escuche en estos momentos de emergencia no es el momento para utilizar estas tácticas políticas ya que afectan a sus iguales y no al “enemigo” que es el estado.

Desde el punto de vista del estudio de las ciencias políticas vemos como claramente un estado capitalista le hace daño poseer uniones cuando viven inmersos en un subdesarrollo crónico. Según Karl Marx y Frederich Engels para que un estado socialista surja con todas sus ventajas (incluyendo la existencia de las uniones) el estado capitalista tiene que estar totalmente desarrollado para que dentro de ese estado capitalista puedan existir uniones de obreros. Partiendo de esto, a un país como Puerto Rico le hace daño la mera existencia de las uniones pues para que dichas uniones existan tiene que el estado ser uno desarrollado. Somos vivo ejemplo de como las uniones dentro de un estado capitalista se corrompen y no cumplen con su propósito original concebido por estos grandes pensadores. Es por esto por lo que vemos cuan corruptas son estas uniones en el país y como en tiempos de necesidad sacrifican a todo un pueblo para obtener beneficios propios que son excesivos, en otras palabras, un abuso.

Ante este panorama es necesario que el gobierno tome cartas en el asunto y les corte el vuelo libre a estas uniones. El gobierno tiene que sentarse y renegociar algunos convenios colectivos que abusan del estado que no son eficientes, pero si son totalmente burocráticos. Como, por ejemplo, en la Autoridad de Energía Eléctrica hay personas que si su trabajo es solo guiar el camión no puede hacer ninguna otra cosa porque eso es quitarle el trabajo a un compañero. Este convenio colectivo lo poseen todas las uniones del país contribuyendo al debacle económico y social en el que se encuentra el país añadiéndole muchos otros convenios de esta misma naturaleza burocrática. De los unionados negarse a renegociar los convenios el gobierno por su bien y por el progreso del país debe y es necesario cancelar todos los convenios y con ellos destruir la razón de existir de las uniones. Aunque es lamentable, es la única manera en la que el país puede progresar es eliminando los obstáculos que lo mantienen sometido al pueblo donde las uniones actualmente representan uno de los mayores obstáculos económicos y sociales.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s