Opresión gubernamental y social en Puerto Rico

junta-fiscal

Durante este siglo hemos estado consientes de la opresiones que se viven en Puerto Rico por parte del estado. Se ha creado una subcultura dentro del país conformada por individuos que lucha en contra de los intereses del estado y procuran por el bienestar de la población en general. Esta cultura nació en la década de los 70’s y 80’s dentro de la Universidad de Puerto Rico donde la generación X fundo esta cultura. De aquí salen los líderes de las Fuerzas de Liberación Nacional Puertorriqueñas (FNL), la división del Partido Independentista Puertorriqueño, la aparición de sindicatos y uniones de obreros, entre otras cosas. Desde el nacimiento de esta subcultura se ha logrado mucho pero a un precio muy alto.

En los 70’s en Puerto Rico como parte de los Estados Unidos y a raíz de la guerra en Vietnam el servicio militar era obligatorio. Esa aquí donde al igual que en el resto de los EEUU comienzan los enfrentamientos entre civiles y el estado para culminar la guerra. Debido a esto es que nace la cultura de manifestaciones en Puerto Rico y su contra parte, la cultura opresiva. Luego para la década de 1980 con la aparición de la FNL y los Macheteros la cultura opresiva en Puerto Rico cogió auge y aceptación por parte de la ciudadanía. Con los ataques y atentados de la FLN en los Estados Unidos y los Macheteros en Puerto Rico el FBI en conjunto con la Policía de Puerto Rico emprendió el proyecto de las Carpetas. Este proyecto, que aun sigue vigente, es un esfuerzo para reconocer, categorizar e identificar a los manifestantes y posibles ‘amenazas para el “estado”. Con el surgimiento de nuevas generaciones participes de la subcultura de manifestantes  vemos la cultura opresiva aumentar.

Con las nuevas tecnologías y la globalización de la generación ‘milenial’ distintas generaciones han podido integrarse a la subcultura de manifestantes pagando el precio de la opresión. Muchos con la globalización se han convertido en liberales consientes, esto les ha permitido generar una nueva serie de cambios en el país. Ante estas nuevas generaciones tomando control de la subcultura, el estado y varios ciudadanos se han sentido amenazados por ellos. Es aquí donde el estado con el respaldo de una parte de la población ha aumentado la presión social y política en estas generaciones. Quienes apoyan al estado en las represiones sobre los manifestantes y conformes con todo se les denomina ‘conformistas’.  Estos conformistas le han dado luz verde al estado para que ataque y reprima a todo aquel que luche por sus derechos o vaya en contra de lo que dicta el estado. Esto lo hemos visto grande mente en los enfrentamientos entre universitarios y uniformados. Las raíces de esta subcultura se remontan a la invasión de Colón a la Américas.

Como parte de las expediciones de Colon a las Américas su principal objetivo fue la adoctrinación de los “salvajes”. Luego con los sistemas Feudales y el nacimiento del criollo hemos estado subyugados a una metrópolis que adormece e insiste en que nos sometamos al sistema, primeros los españoles y ahora los estadounidenses. Al contrario de cómo dicta la historia americana que se ensena en nuestras escuelas el puertorriqueño no recibió a ocupación militar estadounidense con los brazos abiertos. Hubo mucha oposición e indignación. A raíz de esto se funda en 1922 el Partido Nacionalista de Puerto Rico quienes eran una organización anti-imperialismo. En 1937 durante la conmemoración de la abolición de la esclavitud por parte del pasado gobierno español y en protestas por la encarcelación de Pedro Albizu Campos la policía colonial estadounidense abre fuego contra los manifestantes asesinados a sangre fría a 19 personas. Hecho histórico que ha sido borrado de la historia nacional como un esfuerzo para mantener fieles a los ciudadanos. Lo mismo pasó en el 1978 en el Cerro Maravilla donde la Policía de Puerto Rico asesino a dos jóvenes pro-independencia en una redada que fue planificada por integrantes del alto mando gubernamental. También en 1970 cuando la Policía de Puerto Rico entro al recinto de Rio Piedras y asesinó a Antonia Martínez Lagares. Prueba de la represión y persecución policial a los manifestantes. Aunque en tiempos más recientes las persecuciones no han sido tan violentas si se han suscitado incidentes preocupantes.

Tan reciente como en el mes de mayo dos líderes estudiantiles de la UPR fueron secuestrados por agentes de la Policía quienes no portaban sus placas y utilizaron vehículos civiles para llevarse a estos estudiantes. Estudiantes que permanecieron más de 5 horas desaparecidos y luego aparecieron en un cuartel aledaño a donde se realizo el secuestro. El 1 de mayo este año la policía llego a las inmediaciones de la milla de oro donde se realizaba una protesta pacífica lanzando gases lacrimógenos y “peper spray” hiriendo a foto periodistas y manifestantes, hecho que ocurrió mucho antes que se destrozaran los cristales del Banco Popular y la prensa del país guardo silencio al respecto. Ese mismo día al culminar la protesta la Policía cerró las estaciones del tren y lanzaron gases lacrimógenos hiriendo a niños y ancianos que aguardaban para utilizar el trasporte público mientras las cámaras de la prensa del país grababan los actos de vandalismo en la milla de oro. En el 2010 durante una manifestación en el capitolio el gobernador Luis Fortuño ordeno a la Policía de Puerto Rico a que atacara y agredirá a los manifestantes para dispersarlos mientras estos se manifestaban pacíficamente en la entrada norte de este complejo gubernamental. Ahora con las medidas de austeridad que está tomando el actual gobernador estamos viendo como distintos sectores del país se están uniendo a la batalla de la subcultura de manifestaciones.

En lo que va de siglo a la subcultura creada por los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico se han unido sindicatos y uniones de servidores públicos y gran parte de la población que está cansada de los atropellos de un gobierno opresivo e incompetente. Esta nueva integración y ampliación de la subcultura la vimos el 1 de mayo de este año donde sobre 500,000 personas se dieron cita en las calles para demostrar su indignación ante el gobierno. La lucha no ha culminado, esta subcultura continua luchando en contra de la incompetencia gubernamental y ciudadana donde los conformistas atacan y repudian a los manifestantes mientras aplauden a quienes los atropellan. Con la aprobación de la Ley 40 por el Gobernador Ricardo Rosselló en Peñuelas se está librando una batalla del pueblo contra el gobierno y la industria privada. Gracias a esta ley AES Puerto Rico Ldt. nos está envenenando con sus cenizas toxicas poniendo en un riesgo inminente la salud de todo el país por la incompetencia y la falta de moral del gobierno actual. Tanto la EPA como el Departamento de Salud de Puerto Rico han establecido que estas cenizas son altamente tóxicas y que existe un algo riesgo de que contaminen nuestras aguas subterráneas. Pero gracias al Proyecto de la Cámara 743 convertido en ley este año, se criminaliza toda forma de protesta violando derechos constitucionales desencadenando arrestos en masa en las zonas de protesta. Esta es nuestra cultura opresiva inculcada en la sociedad por el gobierno y respaldada por un sector del país. Aunque vivimos en un país democrático se siente como una dictadura donde la democracia es solo una cortina de humo para mantenernos subyugados a un sistema que ya no funciona…

This slideshow requires JavaScript.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s