Plebiscito de estatus y la doble moral

img_5243-1200x800

El pasado 11 de junio en Puerto Rico se realizó el llamado “Plebiscito para la descolonización inmediata”. Esta consulta nace a raíz de una promesa de campaña del actual gobernador Ricardo Rosselló con el fin de ir al Congreso de los Estados Unidos para pedir la anexión de Puerto Rico. Como era de esperarse ante el llamado del Partido Popular Democrático y el Partido Independentista Puertorriqueño a no participar del mismo, este proceso sólo contó con el 23% de la participación del electorado. Esta consulta le costó al pueblo unos 7.7 millones de dólares. ¿Qué podemos esperar de esto?

La intención de esta consulta fue tratar de llevar un mensaje a los Estados Unidos sobre la voluntad del país sobre el futuro del estatus. La realidad es que la consulta no contó con el aval del Secretario de Justicia Federal recomendándole la cancelación del mismo, pero el gobernador ignoró este hecho. A esto, le sumamos la falta de interés del Congreso y del presidente Trump. Aun así, el PNP insiste en que el congreso tiene que escucharlos porque el pueblo ya habló, aunque no cuenten con el apoyo de nadie en el gobierno estadounidense. El PNP cuenta con el llamado “Plan Tennessee” con el cual pretenden ir a exigir al congreso la anexión de Puerto Rico y sillas en el congreso como lo hizo el estado de Tennessee. Pero hablemos de los resultados.

La estadidad ganó por un 97.3% del 23% del electorado que participó. La estadidad ganó con 457 mil votos, pero la población electoral es de 2.2 millones. El PNP no pudo lograr una consulta que fuera vinculante y que contara con la atención de los Estados Unidos. Tampoco pudo lograr siquiera que el 45% de la población electoral participara aun utilizando campañas de miedo e intimidación con la ciudadanía, los cupones y otras ayudas federales. Esto deja al partido mal parado para poder ejecutar el Plan Tennessee y deja ver el gran poder de convocatoria de la oposición o la falta de interés de la población ante este tema.

Los líderes del PNP aseguran que ese 23% del electorado que participó hay que respetarlo y por tanto la consulta es válida. El presidente del senado Thomas Rivera Schatz dice la baja participación no importa y que el pueblo eligió la estadidad. Recordemos que en 2005 se realizó un referéndum que planteaba la unicameralidad que también conto con 23% de participación. A lo que este senador reaccionó diciendo que “como el electorado ignoró este proceso, la Asamblea Legislativa también debe ignorarlo” y que “procesos electorales con tan baja participación nunca deben tener legitimidad democrática”. Ante esto como pueden esperar que Estados Unidos preste atención a una consulta que ni la mitad de la población apoya. La noticia que no muchos quieren aceptar, pero es la realidad, botamos el dinero que nos hace falta para otras cosas más importantes. El pueblo quiere resolver la crisis antes que el estatus, entonces, respetemos eso y trabajemos juntos para salvar a nuestro país.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s