Los soberanistas del PPD y el estatus

ppd

NOTE: Esta columna fue escrita el 26 de abril de 2017. Tomen esto en cuenta al leer.

Llegó el momento de que los soberanistas salgan del PPD y con ellos se lleven a la base de este partido. Dentro del PPD solo se buscarán más enemigos y nunca adelantarán su causa. Las expresiones del representante Rafael “Tatito” Hernández el pasado Domingo, en el que hizo un llamado a la “lealtad popular,” evidencian la crisis ideológica y existencial del PPD. La astuta retórica del legislador ocurre tan solo unos días después de que el representante Luis Raúl Torres saliera del caucus por diferencias con Hernández. Es evidente que dentro del PPD hay una guerra civil. Esto ha abierto una caja de pandoras provocando que muchos decidan ser abiertamente estadistas, un ejemplo es el ex-presidente de la Cámara de Representantes, Ronny Jarabo, o a apoyar la libre asociación. Entre los apoyantes de la libre asociación destacan Aníbal Acevedo Vilá, Carmen Yulín, Manuel Natal, Luis Vega Ramos, etc. Los cuales, incuestionablemente, son la imagen del PPD. Ya sea porque generan polémica o porque son los que se han atrevido a impulsar la nueva tendencia ideológica que predomina dentro de ese partido.

    Los soberanistas al parecer han entendido que la aprobación de la resolución 22 durante la asamblea constituyente en 1952, la cual nombró la Constitución y al gobierno de Puerto Rico como ELA, no es un estatus político. Permítame explicarle. Bajo la Ley Pública 600 de 1950, la cual los inmovilistas dentro del PPD utilizan para argumentar que Puerto Rico y los Estados Unidos alcanzaron un pacto, la isla se convirtió en un U.S. Insular Commonwealth. De acuerdo con la definición provista por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos en 1970, ser un U.S. Insular Commonwealth no es más que un territorio de los Estados Unidos que está política y administrativamente organizado. Esto se evidencia en el informe interagencial de Casa Blanca en 2011 y en el caso Puerto Rico v. Sánchez Valle, en el que queda claro que la soberanía política de Puerto Rico emana del Congreso. Esto explica el porqué la Ley Pública 600, la cual podría derogarse mañana mismo en el Congreso, no es un pacto entre dos países sino una copia de las ordenanzas del noroeste.

      Otro hecho es que el Tratado de París de 1898 sigue vigente, y por ende, bajo el derecho internacional, Puerto Rico podría ser cedido a otro país. Indiscutiblemente, los soberanistas se han dado cuenta de que las ideas plasmadas en el “Nuevo Pacto” de Rafael Hernández Colón en los 1970’s y el Estatuto de Westminster de 1931 fueron nociones útiles para darle vida la condición colonial actual durante la Guerra Fría. Por lo que me parece que para demostrar cuán serios son deberían de crear una nueva estructura política, o sino el apoyo a la estadidad seguirá aumentando. Si prefieren quedarse dentro del PPD, para ganar escaños cada elección, traicionan cínicamente a su electorado. Sin embargo, si lo soberanistas salen del PPD atraerán como mínimo al 40% de los electores del PPD y serían la segunda fuerza política del país.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s